13 cosas que mejoran en tu vida si corres todas las semanas

Tags:

La pasión por el running es una cuestión de superación personal, no de competencia entre corredores. Habrá corredores que parezcan volar y terminen una carrera de 10k en menos de 30 minutos, y otros tardarán diez o veinte minutos más. No importa cuánto tardes. Lo importante es que tu esfuerzo te haga superar tus límites, conocerte mejor, mejorar el funcionamiento de tu organismo y obtener mayor vitalidad.

A un #RealRunnerNN no le preocupa qué puesto ocupa en el ránking o en la tabla de posiciones, lo único que le importa es dónde comenzó y dónde ha sido capaz de llegar.

Pero por si aún no has encontrado suficiente motivación con todas estas razones, te acercamos algunos de los beneficios de correr todas las semanas:

Mens sana in corpore sano

Según un informe publicado en Neurology en 2014 por un doctor en neurociencia de la Universidad de Minesota, correr no solo hace que tu cerebro sea más ágil, sino que además ayuda a la regeneración neuronal, estimula la memoria y favorece la concentración. 

Alarga la vida y retrasa el envejecimiento

Lo confirman estudios científicos como el dirigido por James Fries, un profesor de la Stanford University School of Medicine (California) que comparó la evolución de más de medio millar de corredores con un grupo similar de no corredores durante 20 años.

Aumenta la producción de cartílago

No escuches a los que te digan lo contrario. Correr no es necesariamente perjudicial para tus rodillas. Las investigaciones de la Universidad de Monash, en Australia, sugieren que el impacto del running puede aumentar la producción de cartílago, lo que protege tus articulaciones de la artritis.

Mejora tu organización y toma de decisiones

Un estudio llevado a cabo en Japón en 2010 comprobó que, quienes practican ejercicios aeróbicos con regularidad, tienen una mayor capacidad de organización y toma de decisiones, funciones ejecutivas que tienen lugar en la corteza frontal del cerebro.

Dichos resultados encajan con la habilidad de los runners para no confundir recuerdos, como fue señalado en un prestigioso estudio llevado a cabo por la universidad de Cambridge.

Agudiza tus sentidos

Otro estudio, publicado en la revista Neuron, comprueba que el running influye en la forma en que el cerebro procesa la información sensorial, particularmente la relacionada con el sentido de la vista, mejorando notablemente todos nuestros procesos perceptivos y cognitivos.

Sirve para reflexionar

El monólogo interior se activa casi de inmediato al comenzar a correr, y la activación del riego sanguíneo contribuye a ello. Nuestro ritmo de vida permite pocos momentos para reflexionar sobre nuestra vida y decisiones, y el running nos proporciona el hueco perfecto.

Regenera los músculos

Seguro que has oído que la masa muscular disminuye con la edad. Según investigaciones estadounidenses, el ejercicio estimula un tipo de células madre (mesenquimatosas) para que creen otras células que generan nuevo tejido muscular. Este proceso podría evitar la pérdida muscular relacionada con la edad.

Todo se ve con más perspectiva

Los problemas en el trabajo o en casa se minimizan corriendo, las cosas que nos bloquean se ven con más perspectiva y disponemos de mayor energía para afrontar cualquier reto

Aliado contra el estrés y la depresión

Correr una hora al día también reduce el estrés. Cuando estamos nerviosos o insatisfechos, liberamos cortisol, una hormona que inhibe la generación de nuevas células. El running contrarresta este efecto, por lo que es menos probable que se presenten cuadros depresivos.

Beneficios para tu piel

La combinación de cafeína y ejercicio hace que se desarrollen menos células dañadas. Investigadores de Rutgers (Nueva Jersey) han comprobado que los ratones que corren después de beber agua con cafeína padecen menos cáncer de piel que los roedores que sólo beben agua o que no toman nada.

Ayuda a estructurar el día

Si una persona es estricta y cumple su plan de entrenamiento, se encontrará con que aprovecha mejor el tiempo. Además, no hay que dedicar muchas horas al running. En 90 o 120 minutos como máximo el entrenamiento puede estar completo. Eso es así porque, por lo general, no hay que coger el coche para llegar al sitio de la carrera, ni que cambiarse en un vestuario que está lejos de casa. ​

Es un deporte económico

Salir a correr es muy barato. No exige alquilar canchas, pagar cuotas de gimnasio, apuntarse a un club exclusivo o hacer largos desplazamientos en coche. El running solo requiere unas buenas zapatillas y un pantalón y una camiseta hechos de un tejido transpirable. Siempre ayuda apuntarse a un buen plan de entrenamiento, pero para eso hay multitud de aplicaciones móviles y páginas web que pueden ayudarte.

El running prepara para otros deportes

La resistencia física que proporciona el running y el acondicionamiento de muchos músculos del tren inferior, facilitan la práctica de otros deportes. Un runner medio tiene fondo para aguantar bien el partido de fútbol o baloncesto con los amigos, o para irse a jugar al pádel con los compañeros de trabajo. ​