El running es un deporte de equipo: las ventajas de correr en grupo

Tags:

Puede parecernos que el running es el deporte más solitario que hay: te vistes, te pones las zapas, preparas tu música, sales a correr y vuelves. Fin. Pero nada más lejos de la realidad: hacer deporte en grupo es una de las mejores formas de motivación que existen, además de ayudarnos a mejorar, y el running no va a ser una excepción. ¿Conoces las ventajas de correr en grupo?​

No te saltarás ni un entrenamiento

"Venga, mañana empiezo" ¿Quién no ha dicho esta frase alguna vez refiriéndose al ejercicio? "Mejor el lunes, y así aprovecho toda la semana", "qué tarde se me ha hecho hoy, ya salgo mañana" son las excusas más escuchadas a la hora de procrastinar cuando hablamos de entrenamiento. Y siempre son excusas que te pones a ti mismo.​

Quedar para entrenar con amigos hace que reserves un tiempo en tu apretada agenda para salir a correr: ya no se trata solo de una cita contimo mismo que puedes posponer y posponer hasta el infinito. Ahora has quedado con alguien y seguro que, si alguno comienza a poner excusas, el otro es capaz de tirar del carro y llevarte por el buen camino.

Aprende de los otros, enseña a los demás

Si eres novato en esto del running, salir a correr con gente que lleva haciéndolo más tiempo que tú, te permitirá aprender: conocerás nuevas rutas, cómo llevar una buena técnica de carrera, otros tipos de entrenamiento diferentes a los que tú sueles hacer, e incluso cuál es la mejor dieta. Es un oportunidad de oro para empaparte de conocimiento runner y utilizarlo para mejorar.

Pero no solo eso: si tú eres el que más sabe del grupo, también serás la inspiración para los novatos. Tú aprendiste de otros corredores veteranos hace tiempo: ahora te toca devolverles la pelota y enseñar a los que menos saben. Dicen que enseñando es como mejor se aprende, así que aprovecha la oportunidad de compartir tus conocimientos con los demás.​

Una mejor organización corriendo con un club de running

 Los clubs de corredores han proliferado muchísimo en los últimos años. Si antes lo único parecido que podíamos encontrar eran los clubs de atletismo, que nos podían parecer más serios y orientados a la competición, a día de hoy no hay un buen gimnasio, tienda de calzado o centro de entrenamiento que no cuente con su club de corredores.

¿Y qué tienen de bueno estos clubs? En primer lugar, que nunca correrás solo, sino que tendrás un montón de compañeros con los que compartir entrenamientos y experiencias. Pero, sobre todo, te aportarán una buena organización en tus entrenamientos.

Si quieres bajar tu marca en la San Silvestre de nada sirve que corras 10 kilómetros cada día: tienes que realizar entrenamientos de series, fartlek, semanas de descarga, días de tiradas más largas… ¿Sabes con qué frecuencia tienes que hacer cada uno de estos entrenamientos o cómo debes organizarlos? En los clubs de corredores sí: apúntate a uno y descubre cómo mejoras en poco tiempo.​

Las carreras se corren en equipo

Si llevas un tiempo corriendo solo, seguro que también has acudido a alguna carrera popular. Solo también. Llegas a la línea de salida y no ves más que grupos de amigos que se dan ánimos y que repasan la táctica a seguir para conseguir su mejor tiempo: "yo te hago de liebre hasta el kilómetro 5 y luego ya vas enfilado hasta el final" o "vamos a ritmo los 6 primeros kilómetros y le damos gas a las piernas en los últimos".

Correr en equipo, sintiéndote seguro porque vas acompañado, es una de las mejores cosas que nos puede aportar el running en grupo. Tus compañeros te darán ánimos desde la salida hasta la línea de meta y te ayudarán a seguir aun cuando creas que no puedes. Por no hablar de esas celebraciones con los compañeros tras recorrer los últimos metros: abrazos, volteretas, canciones… Correr en grupo hace que nos vengamos arriba.​

Nuevas rutas, nuevos paisajes

¿Haces siempre el mismo recorrido cuando sales a entrenar? ¿Sales de casa, das dos vueltas al parque y vuelves por donde has venido? Salir a correr con un grupo de amigos te asegura conocer nuevas rutas, algo muy positivo en el plano mental (porque hará que salgas de tu rutina) y también de cara a mejorar en tu entrenamiento (terrenos diferentes, cuestas… salir de tu zona de confort, al fin y al cabo).​

Una actividad muy bonita para realizar en grupo es la de trazar una ruta nueva y correrla en compañía: puede ser, por ejemplo, un recorrido en el que paséis por los monumentos más importantes de vuestra ciudad, o quizás un parque por el que no hayáis entrenado nunca. Hacerlo solo da un poco más de pereza y respeto ("¿me perderé? ¿sabré volver?"), pero correr acompañado nos asegura una experiencia mucho más completa.

Los clubs de running o los grupos de amigos que quedan para entrenar hacen que todo sea mucho más ameno y fácil: ¡nunca correrás solo!