Escuchar música mientras corres: ¿A favor o en contra?

Tags:

"Sin música, la vida sería un error"

F. Nietszche ​

La música es maravillosa, eleva el estado de ánimo, hace que generemos dopamina, mejora nuestra coordinación y estimula el aprendizaje, entre otras cosas:​

  • ​Regula el nivel de hormonas relacionadas con el estrés.
  • Fortalece la memoria.
  • Afecta la velocidad de las ondas cerebrales.
  • Recrea recuerdos.
  • Y mucho, mucho más...

Sin embargo, a pesar de los múltiples beneficios de la música, entre los #RealRunnerNN más experimentados existe división de opiniones.

¿Y tú, corres con música?

En el año 2007 el comité organizador de la Maratón de Nueva York prohibió a los participantes escuchar música mientras corrían, y adujeron motivos de seguridad. La reacción de los corredores fue inmediata: la mayoría desobedeció la prohibición aun a riesgo de ser descalificados de la carrera.​

Para comprender ambas posturas, hemos elaborado un listado con todas las ventajas de unir música + running, y otro con los inconvenientes que han hecho que otros runners opten por el silencio.

A favor: No sin mi Mp3 

Sincronización

Escuchar música afecta el latido del corazón, el pulso y la presión arterial, por lo que ayuda a integrar y armonizar rítmicamente todos los procesos de tu organismo.

El estudio de Simpson y Karageorghis (2006) concluyó que la música motivacional sincrónica mejora la velocidad en 0.5 s en un sprint de 400m, comparado con los resultados de un grupo control sin música.​

Además, la sincronización de la música con ejercicios repetitivos está asociada con un aumento del rendimiento: Según un estudio de 2008 —Bacon, Myers & Karageorghis— los ciclistas que pedalean al ritmo de la música consumen un 7% menos de oxígeno que otros ciclistas pedaleando con música asincrónica o en absoluto silencio.

Haile Gebrselassie, corredor de fondo, es famoso por correr al ritmo de la canción "Scatman", que eligió por encajar perfectamente con su ritmo de zancada.

Adquisición y mejora de habilidades motrices​​

Desde pequeños aprendemos, jugamos y bailamos al ritmo de la música, en el colegio y con los amigos. desde los ámbitos escolar y familiar. La ciencia ha demostrado que la música mejora e incluso repara fallos en el sistema motor.

Fortalece el sistema inmunológico

Este efecto se incrementa notablemente al combinarlo con actividad cardiovascular.

Regula tu estado de ánimo

La música modifica los estados de excitación emocional y psicológica; activa tu organismo para empezar el ejercicio o disminuye el ritmo cardíaco y te devuelve la calma tras una sesión de actividad física.

Kelly Holmes, con dos oros olímpicos, escuchaba baladas de Alicia Keys en su rutina de pre-competición durante los juegos de Atenas de 2004

Disociación: la música 'confunde' las señales de fatiga enviadas a tu cerebro

La música ayuda a minimizar la sensación de fatiga en los ejercicios de baja y media intensidad. Cuando un runner se esfuerza al 85% de su capacidad, por ejemplo, parece que la música no tiene un efecto objetivo sobre su rendimiento, pero sí sobre su percepción del esfuerzo, que se reduce en gran parte.


En contra: Mi mantra es mi respiración 

Mayor concentración en el camino: ​

Si corres sin música se reducen las posibilidades de accidente y mantienes tu atención focalizada en el entorno y el propio organismo.

Mayor concentración en la respiración:

Existen diferentes tipos de corredores, según la ciencia del deporte: están los 'asociativos', que prefieren focalizarse en su interior al correr y 'disociativos', runners que intentan evadirse sin prestar demasiada atención al esfuerzo que realizan. Los primeros son los que más ventajas le encuentran a correr en silencio.

Mayor concentración en nuestro ritmo e impacto:

El ruido que hace cada una de nuestras pisadas nos indica el nivel de impacto que estamos ejerciendo sobre nuestro cuerpo durante la carrera.

Mayor control y conciencia de la velocidad:

Tanto si eres un corredor asociativo como si prefieres desconectar al hacer running, tu percepción de la velocidad disminuye al escuchar música, por lo que se hace más difícil controlar conscientemente los intervalos de aumento y reducción de velocidad, si estás entrenando por series. (Sin embargo, precisamente esta desventaja lleva asociada la mejora de los tiempos medios de los velocistas).

¿Ha quedado claro? Esperamos que toda esta información te haya resultado útil, nosotros ya te hemos dado todos los datos posibles…

Ahora, #RealRunnerNN, ¡tú decides!